Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

miércoles, 20 de julio de 2016

Santuario en ruinas

Coser los párpados…
Quizás ello me permita
retener algún fragmento,
algún sonido, quizás pequeño,
algún minuto, o segundo;
quizás sólo una imagen,
un cuadro desteñido;
un recuerdo.

Coser los párpados,
condenar los caminos;
dejar los campos en llamas,
haciéndose ceniza;
aquel jardín solía ser tanto
y ahora vuelve al polvo.

Antes del jardín,
antes del Claro Perdido,
había polvo y silencio.
Ahora, vuelve el silencio,
vuelve el vacío.
El cuervo hace su nido,
al final no importa.

Coser los párpados,
los labios;
que todos los caminos
queden cerrados.
Coser los párpados,
y olvidar los ojos,
olvidar las pupilas curiosas,
las miradas de sorpresa,
el brillo, la nostalgia,
olvidar.
Ya no escuchar,
dejar el polvo caer,
cubrir las sillas de plata,
los pétalos azules,
las cenizas de cristal.
Cúbranlo todo,
dejen todo dormir,
y olvidar.
Que los caminos se olviden,
que las notas también.

Coser los párpados,
los labios;
quebrar los tímpanos
y quemar la piel.
Que nada quede,
que no quede ningún camino.

El santuario en ruinas duerme.