Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

domingo, 10 de abril de 2016

Tiritar

Tirita.

Las gotas caen. La sangre solía ser cálida.

Tirita. Sus pasos son temblorosos e inexactos. La nieve es un lienzo difícil.

Sus párpados son cosa sencilla, y los tuvo listos en pocos minutos. Pero aún existían caminos, puentes que se balanceaban, burlándose de sus patéticos esfuerzos.

Les demostraría. Los vencería.

Buscaba las espinas de las marañas de rosas, pero parecía que lo sospechaban, y los escondían.

Sus dedos no respondían con suficiente habilidad. La aguja, su confidente, no respondía. Brillante, parecía cubierta con filigrana de plata cuando la escarcha la cubría. Después de acabar con sus párpados, no la había vuelto a escuchar.

Les demostraría. Vencería.

No hay comentarios: