Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

viernes, 14 de noviembre de 2014

Poemas a Azdulella - Poema II - Por favor

Cierra tus ojos.
El cielo cae entre tus párpados cerrados. Tu frente perlada de estrellas acuna la Luna con un suspiro.
Sólo cierra los ojos. Por favor…
Cierra los ojos, por unos instantes. Permite a la Luna acariciarte. Permite a las estrellas deslizarte besos furtivos y murmurados con delicadeza. Sólo eso, nada más.
Pueden llegar a ti. Ella si te ve, allá arriba. Ella puede alcanzarte, con su mirada delicada, entre tus cortinas.
Cierra tus ojos.
Despliega las velas, y une un silencio en un collar azulado.
Por favor…

No. No lo hagas. ¿Qué puedo pedirte? Si tus lágrimas queman mis sentidos. Si tu sonrisa se opaca en mi oscuridad.
No. ¡No!
Por favor…
No. Abre tus ojos, cubre tus pestañas. Evita el silencio, y busca el cantar de una risa.
No, ¡no!
Ya cargaste demasiado. Descansa, por favor. Que tu estrella no se apague… Por favor.

No llegaré a ti… Tu cielo es otro, dónde los párpados son miel y los ojos buscan inquisitivos los instantes plenos. Tu cielo es otro…
Por favor, brilla.
Opacada, malherida… Mi ponzoña marca tu sangre, con ajenjo y hielo, corrompe tus sonrisas y carga tus lágrimas con una ligera capa de hollín.
Opacada, malherida, agotada… Mi ponzoña arde en tu frente, en tus mejillas, en tu mirada… Corrompe cada palabra, y sin excusarse prosigue.
No. No, por favor.
Tu estrella habita el cielo dónde la miel habita los sentidos, dónde la Luna no llora, y el niño en su pecho se acuna con una sonrisa.
No…
¿Qué debo hacer? ¿Qué pude hacer? Cuanta inutilidad… Cuanta inutilidad me habita, ¿verdad? Un cuervo…
Cuanta inutilidad… Cada silencio, con patéticos versos de metal y sal, que sólo agobian tus heridas. Cada silencio cubierto por murmullos chirriantes, por … por nada… por nada…
¿Qué debo hacer? ¿Qué pude hacer?
Sólo inutilidad… Aquello fue mi esencia…
No, por favor… Por favor…
Tu cielo acuna la Luna, en tus labios de cristal. Tu silencio no acude, tu risa adormece la eternidad.
Por favor, cierra tus  ojos…
No, ¡no!
Abre tus ojos, ¡abre tus ojos!
En tu cielo habitan las eternidades más perfectas… Inalcanzables.
Tu sonrisa acuna las estrellas de un mundo hecho… por nada…

Tu sonrisa acuna las estrellas de tu cielo azucarado.

No hay comentarios: