Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

domingo, 26 de octubre de 2014

Si las entrañas de Luzbell
Lloran sangre
En sus labios rotos;
Los colmillos
Desgarran el silencio…
La Luna, perdida,
Hunde sus pestañas
En los rostros putrefactos.

El niño llora
Y los cristales rotos
Pueblan su garganta.
La ceniza lo cubre,
Y se tiñen sus párpados
En una encrucijada.

Suenan las campanas
Dónde el cielo es rojo.
Suenan las campanas
Y Luzbell acaricia
Sus delicadas mejillas.
¿Escuchas los latidos?

La condesa descansa
En un lecho de cristal
Su pecho es blanco
Y suave;
Sus labios rojos
Acarician el cuello
De algún ángel caído.
La doncella de hierro
Espera,
Con sábanas escarlatas.

El niño bebe
Con clavos de hierro
Y sus pupilas
Marcadas en navajas
Y acero helado.

Las entrañas de Luzbell
Humean en sus mejillas
Y su frente ávida
Se entretiene en las alas rotas,
En la fragua de los perdidos.

La doncella de hierro
Con sábanas escarlatas
Dónde la condesa espera…
¿Vendrás?

Suenan las campanas
Y el silencio es sincero,
Las mejillas craqueladas
En oscuro ajenjo
Empapelan las almohadas
Dónde descansa su pecho.

Las entrañas de Luzbell
Descansan en su seno,
Mientras acaricio sus silencios
Y la blancura envenenada.
Los rostros son ligeros
Con labios agrietados
Y pálidos.
Los besos palpitan
Y la carne se deshace
Marcando un camino humeante.

¿Empapas tus mejillas
En un infierno de cristal?

El niño bebe
Los cristales rotos.
Acaricia sus mejillas,
En tu blanco pecho
Dónde mana el ajenjo.
Embriágalo
En tu pubis de hierro
Dónde descansa el Averno.
El silencio lo acompaña

Las cuentas de vidrio
Pueblan sus párpados;
Cosen con hilo rojo
Las mejillas llorosas.
¿Recuerdas el camino?
Baja, acompáñala;
Vomitas perlas
Y silencios.
Las flores no crecen.
¿Vendrás?

Suenan las campanas
Y sus mejillas cosidas
Empapan el camino.
El niño camina
Dónde el ruiseñor grazna
Y el cuervo descansa
En el agujero de hierro.

Descansa, pequeño,
El camino es corto

Y el sueño ligero.

No hay comentarios: