Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

miércoles, 23 de julio de 2014

Nada.

Podría quebrar mis ojos
Para enseñarte lo que veo;
Para que sientas tu sonrisa
Cómo la lluvia, en una noche suave….
Podría cegar mi cielo
En una Luna escarlata,
Bañada por mi sangre.
Podría nombrar el silencio…

Y nada sería suficiente.
Nada.
Es mi esencia.

Podría escribirte en mis párpados
Un retrato tuyo,
Tatuado en cenizas
Y hierro, sobre mis mejillas.
Podría escribir tu nombre
En el cuerpo que me dieron.
Podría quemar mi alma
En alguna encrucijada,
Y quedarme callado
Para no estorbarte.
Lo podría…

Podría hallar el carmín en tus mejillas
En el invierno de rosas;
Podría quemar mi lengua
Si deseas que me calle.
Sólo pídelo.
Pero nada será suficiente…
Es parte de mí.

Podría quemar las partituras
Y en mis cuencas vacías
Iniciar la sinfonía que me pediste
Entre nubes de acuarelas
Y tapices de hiedra.
Podría rozar tus labios
Sin que sientas los míos,
Para que sigas libre
De aquello que me sigue,
De la oscuridad que me habita
En los recovecos de mi alma.

Pero… No soy nada.
Es la esencia que me cubre,
En las miradas que se hacen ajenas
Y tu rostro de piedra.
El mármol que usas
Para lapidarme.
Podría darte una falsa sonrisa
Y simular tararear lo que soy,
Pero en realidad seguiré atado
A dónde pertenezco…
No soy nada.

Las lágrimas existen
Y no suelen escucharme;
Las palabras huyen
En los versos que olvido
Y se sienten afortunadas
De que no las toque.
¿Lo ves?
No soy nada.

Me inclino a tus pies,
Pero quedo callado,
¿Qué podría ofrecerte?
Un pequeño trozo de nada
Y una sonrisa callada,
Una mirada sin párpados
Y versos ensangrentados.
Nada más.

¿Lo ves?

Soy nada.

No hay comentarios: