Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

jueves, 24 de julio de 2014

Ella descansaba en silencio,
Y su rostro se quedaba
En un jardín de nomeolvides.

Ella dormía plácidamente;
Su respiración se esfumada
Entre cuerpos rotos
Y silencios profanados.
Su rostro era la eternidad
De un instante en el cielo,
O del sueño de un niño
Buscando una estrella de plata.

Si la recuerdas,
Aquella noche en silencio,
Podrías ver un beso
Quebrarse en un lecho desordenado;
Una mirada
En un cepo de mármol,
Cubierta de escarcha;
Un minuto de nosotros
Con la soga al cuello
Decidido a saltar…

Y nosotros…
Ella duerme,
 Y nosotros quedamos
En el sueño que olvida
Cada amanecer.
Nosotros quedamos
Encerrados en su cuerpo
Sin posibilidad de escapar.
Nosotros…
¿Dónde están?

Duerme tranquila,
Sin soñarme…
Sin soñarnos.
¿Dónde quedaron?
Sus dedos oprimen
El cuerpo sin alma,
Y la esencia se derrama
Sin cesar…
Nosotros quedamos
En el sueño que olvidó,

Ahora se esfuma
Aquello que observaba
Y escribía,
Pues cada amanecer
Acaba con el azul,
Y la distancia se hace eterna
Durante el día.
Nosotros…
El sueño más azulado
Que nos mantienen vivos…
Si dejas de soñarlo,
¿Existiré?

Lo dudo.

No hay comentarios: