Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

viernes, 20 de junio de 2014

No lo sé... ¿Quizás un momento oscuro?

Sentado en una esquina
De rosas vacías,
Apurando el silencio
Con largos tragos
Y párpados quemados…

La copa queda en su mano
Mientras deshace los recuerdos,
Los reúne junto al fuego
Entre versos desiguales,
Apurando los sollozos
En copas de cristal.

Entre las nubes que recorren
El azur de tu mirada,
Un cielo oscuro
En la negra pupila;
Entre los valles de silencio
Y la neblina acongojada,
¿Podrías hallar un recuerdo?

Acariciaría tu mejilla si pudiera…
Acaricia tus párpados
Y besaría tus muñecas,
Abrazando tu pupila
En un cuerpo deshollado,
Desangrado, y vacío;
¿Qué me queda?
Si la esencia que tuve
La entregué a tus silencios,
A tu mirada indomable
Que galopaba sin detenerse,
Sin dar un solo instante
 A los versos tímidos que te dije.

Y no, no cesabas
Llovías entre lágrimas
Y quebradas de rocío;
Llovías en los pétalos
Que quedan sin vacío
O puntos suspensivos…
Llovías, en cada instante
Que mi voz hallaba y cerraba
Las pequeñas nomeolvides
Que tapizaban mi tumba.
¿Por qué?
¿Por qué tantas gotas
En un espiral roto?
¿Por qué un vacío
Lleno de esperanza agonizante?

¿Sabes algo?
Podría escribirte tanto….
Podría quebrarme en metáforas
Y símiles.
Podría tomar tu mano, apretarla contra mi pecho
Y arrodillarme en silencio…
Podría susurrarte que te amo, y besar tus pies;
Acariciar lentamente tu cabello
Y perderme en su perfume.
Podría llorar, y dejar que veas
Lo débil que puedo ser…
Lo inútil que también soy…
Podría hallar dentro de mi inutilidad
Un verso con el cual limpiar
El barro de tus zapatos.
Me quedaría callado
Acariciando tus pies,
Borrando el cansancio
Y besando los pequeños dedos
Sin titubear.
¿Sabes? Podría sonreír,
Celebrarte un altar
En una sola mirada;
Podría hallar una canción
Que describa el rubor en tus mejillas,
Y componer sobre tu enojo
O tu carácter dominante…


Podría…
Titubeo y lloro
En hojas de papel,
Tinta marchita;
¡Me rindo!
No podría decirlo
Ni hacer algo que lo diga…
¡No puedo!
Todo lo que escribo,
Nada es suficiente…

Nada que yo pueda

Vale una mirada tuya.

No hay comentarios: