Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

miércoles, 21 de mayo de 2014

En un rincón, quizás...

Escribo en tus párpados vacíos,
Huyes…
Pongo mi cabeza sobre el tocón,
Calla la madera,
Rugen las palabras.
Huyes,
Desbaratas mi silencio,
Hundes mis versos en mis mejillas,
Clavas mis manos en la ceniza.

Huyes…
Mi cuello palpita…
¡Termina el trabajo!
Mi cuerpo se desvanece,
Caen mis palabras.
Y lloro… ¿lo sabes?
¿Quién sabe? Quizás…
Quizás te voltees,
Claves tu pupila
En mi frente.
Quizás recuerdes, y calles;
Entiérrame
En campo de cuervos
Y nomeolvides marchitas…
Allí pertenezco.

¡Huye!
Mis manos se arrastran,
Buscan tus mejillas,
Tus labios de terciopelo
Y el perfume en tu mirada;
¡Huye!
Hunde mi destino
Y libera el tuyo.
¡Huye!
Mi cuerpo es vacío,
Mis versos insulsos,
Mi mirada caótica…
Un niño, un loco…
¡Huye!
Si te quedas
Mi esencia se esconderá
En un rincón olvidado
De tus suelas desgastadas;
Aferrado,
Encadenado, y sonriente…
Te elije, te busca;
Te halla, se acaba,
Que mi tumba quede
En un rincón de tus labios…

Huye.
Abandona mi rincón…
Quedaré escondido
En la funda de tu almohada,
Alguna vieja costura;
Quizás en tu cubrecama…
Huye…
Tú puedes. Lo debes.
Intentaré quedarme callado.
Ni un respiro…
Y nunca sabrás
Que mi cadáver se encuentra

En la suela gastada de tu zapato.

No hay comentarios: