Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

martes, 4 de marzo de 2014

Huye

Nos queda tan poco...

Una taza de café
Tibia en la mañana,
Una almohada deformada,
Mantequilla en la tostada...
Las horas pasaban,
Palabras quedaban;
Servilletas arrugadas,
El tic tac del reloj,
Las sillas vacías.

Vestimentas rotas,
Quedan remendadas;
El silencio es ruido,
Y la canción un latido...
¿Morir? Ya quisiera...
Y vivir agonizando
Las huellas de tu perfume,
Aroma de tu voz,
El latido de tus besos,
La dulzura de tu seno...
El café sigue esperando.

Nos queda tan poco...
Pero agonizamos
Separados.
En tu bóveda celeste,
Y cadenas de mi infierno...
Servilletas arrugadas,
Dibujadas por tus labios;
El sol que se acuesta.
Pero agonizamos
En cartas vacías
Y llagas abiertas;
Entre espinas rotas,
Y rosas sin pétalos;
Bajo la lluvia de fuego,
Y nuestra hoguera de hielo...
Agonizamos, despacio;
¿Morir en tus brazos?
Idea o recuerdo,
Pensamiento roto
Hundido en tu seno...
Una lápida sin flores,
Un ruiseñor sin voz,
Algún lamento sin pena,
Y lágrimas sin sal...
Incompleto...

Mi condena...
¿Cual es mi condena?
Agonizar incompleto,
Lejos de tu cuerpo,
De aquella sonrisa
Que llenaba un cielo;
Y de aquellas manos
Que derrumbaban mi infierno.

Nos queda tan poco...
¿Lo recuerdas?
Labios rotos,
Besos incómodos,
Versos disparejos,
Ojos sin recuerdos...
Resumiendo: un cuervo.

Nos queda tan poco...
Te sigo esperando.

¿En verdad? No.
Tu hogar es jardín,
El mío es un páramo;
Tu risa es marfil,
Mi mirada el cálamo,
Tu cielo de añil,
Y mi amor tu tábano...

Huye de mis besos,
Abandona mis recuerdos,
Escapa, mi cielo,
Tu claridad, mis tinieblas,
Tu sonrisa, y mi niebla,
¡Escapa, mi cielo!
Huye de mi infierno...
Musa del silencio,
Ninfa de recuerdos...
¡Huye! ¡Vete!

Tuviste misericordia
De un grajo perdido;
Le abriste tu cielo,
Y le entregaste tus besos...
Escapa, mi cielo.
Huye de mis versos,
Huye de mis besos,
Huye de mi infierno...

Nos queda tan poco...
Mi agonía acaba.
Pues hallarás tu sonrisa
Lejos de mi lápida...
Y mi cuerpo putrefacto
Se hundirá en tu olvido...
Todo vale tu sonrisa.



No hay comentarios: