Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

martes, 19 de noviembre de 2013

Pequeña voz

Una pequeña voz...
¿Cómo describirla?
No lo sé...
A veces soy tan humano, y las palabras son únicamente instrumentos toscos...

Pero, quiero intentarlo;
Una mera efigie de aquello,
De aquel escalofrío que me toma lentamente...
Mis manos tiemblan,
Mis párpados pugnan desesperados, buscando cerrarse y abrirse al mismo tiempo....
¿Que puedo decirles?
Les susurro que callen...
Callen todos.
Que calle el viento,
Que callen las hojas en lenta caída,
Que callen los cristales rotos y sus crujidos...
Que callen todos.

Pequeña voz,
Profunda, llena de poder...
Y las lágrimas buscan el camino de mis mejillas,
Y surcan despacio por el viento...
Naufrago del silencio, naufrago de un anhelo roto;
Pero aquella pequeña voz...
¿Que podía decir?
¿Cómo explicártelo?
Susurras mi nombre, aunque no lo conoces,
O es lo que busca hacerme creer mis pensamientos en delirio...
No importa, ¿verdad?
¿Cómo explicártelo?
¿Decirte que la suave brisa que das cae lentamente entre el bosque desteñido que me rodea?
¿Decirte que me suplico a mi mismo un verso que pueda servirte de pisa papel?
¿Decirte que un susurro se oye y no se calla, que una canción se rompe y se canta, y que un universo no nace pero perece y renace y se hunde en un conflicto sin final, y gira prisionero dentro de un agujero gris que busca algo sin perder?
¿Decirte que?
Nada.
No hay palabras, ni versos.
Ni lágrimas.
¿Que hay? Nada.

Pequeña voz. Susurro del viento, de aquella canción que escuche cuando abrí mis ojos. Aun la recuerdo.
Susurro del viento, que me cuenta aquello que fue. Susurro de aquellos campos de nomeolvides que tanta falta me hacen, Susurro que clama por mi hogar.

Pequeña voz...


No hay comentarios: