Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Pensamiento nocturno II

Te recuerdo acurrucada,
Respirando en mi pecho...

Y un rostros que se ha ido,
Pero que nunca fue perdido...
Una mirada sin olvido...

¿Puedes recordarme,
Para saber que estás aquí?
¿Puedes susurrarme,
O tomar mi mano?
¿Puedes cantarme al oído
Mencionado mi nombre?

Te recuerdo callada,
Te recuerdo mirando la cenizas
Que quedaban en la alfombra...
Te recuerdo sin recuerdos,
Únicamente del silencio
Y de aquello que perdí...

¿Puedes tomar aquellas tijeras,
Y cortar mis ataduras?
¿Puedes cortar un mechón de tu cabello,
Y dejarlo caer,
Como brisa entre mis brazos?

Te recuerdo, acostada sin silencio,
Y me dejaste encadenado,
Atado en un copa rota...
Mis labios sellados,
Mis latidos apagados,
Y una mirada que ya no ve...

¿Puedes dejarme tu aliento
Reposando en mi cuello?
¿Puedes dejar caer
Una lágrima en mi féretro?

Recuerdo que pensé,
Aferrado a una canción,
Que sabría aquello...
Que sabría que no te has ido,
Y no has sellado los silencios...
Y temo,
Deshabitado en dos cielos,
Y en dos infiernos sin sueño...

¿Puedes acostarte
En el lecho ensangrentado?
¿Puedes besar mi cuello
Y tomar aquel veneno?
¿Puedes tomar mi mano,
Y evitar que huya mi verso?

Todo aquello que ha perdido,
Todo aquello no olvidado;
Retenido entre dos cielos,
Prisionero de dos infiernos...
En cadenas sin hierro,
De hiedra y de cielo...
Y en nubes de escarcha,
Nubes de rosas rojas,
Que caen sobre un cambo de nomeolvides...
Penetran los tallos,
Absorben la esencia
Y beben la sangre...

¿Vendrás de nuevo,
Bajo la luz de la luna?
¿Dejarás tus manos jugar
En las heridas abiertas?
¿Dejarás mi cielo de tristeza,
Y tomarás mi mano?
¿Lo harías?

Retendría sólo un beso,
Y una mirada sin heridas..
Acostada en el lecho
De mi sangre y mi verso;
Así quiero recordarte...
¿Verdad?

Nunca lo supe,
Nunca sabré
Que sigues en mi cuerpo
Y en mi silencio...
¿Como podría?
¿Puedes tu hacerlo?
¿Puedes marcarme
Con el hierro en mi pecho?
¿Puedes engarzar
Tu nombre en mi cuerpo?
¿Podrías?

Acurrucada en silencio,
Sin tomar mi mano...
Ahuyentaste mis besos,
Y dejaste partir a mis versos...
¿Que queda?





No hay comentarios: