Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

sábado, 23 de noviembre de 2013

Otra noche más de verdades

Si cavaran mi tumba en un desierto de hielo, quizás habrían mas sonrisas... Creo que si.
Es más, estoy casi seguro de ello.

Si hundieran mi cadáver en una prisión profunda, oscura, dónde el hedor de su putrefacción no alcanzaran a nadie... Y dejaran solamente un nomeolvides marchito sobre mi frente. Creo que sería suficiente. Quizás sería lo mejor, ¿verdad?

Callan. Dicen que el que calla , otorga. Creo que puedo hallar en vuestras miradas la respuesta.

Pero soy realmente egoísta, para que vean. Sé que lo saben, estoy seguro que lo saben. Vivo, respiro. Vivo, y camino. Cuan grande es mi egoísmo, ¿verdad? Lo sé.

Allá, bajo dunas de plata, dónde no quede nada... Sería lo mejor, ¿verdad?

Que el violín suene, y la flauta toque. No quedará nada más que un eco disperso, en la vasta planicie blanca. Y los trozos del vestido de la dama caerán despacio en aquel pozo oscuro, y descenderán a visitarme. Sólo ella puede sobrevivir a mi presencia. Solamente ella.

Medusa debió engendrarme, pero su don hubiera sido una bendición. Mi mirada no deja personas petrificadas. Mi mirada trae consigo un bosque de lamentos, un frío abismo de silencio y un infierno y purgatorio unidos. Un tormento, una tumba, un mausoleo derrumbado. Mi mirada lleva las plumas negras que me abrigan. 

Es lo que soy.

Ahora , encerradme. Encerradme en lo profundo de una tumba de hielo. Dejad caer avalanchas de huesos y sangre seca sobre mi cuerpo, Dejad mi nombre pudrirse lentamente, lejos de dónde pueda hacer daño. Dejadme allí, y marchaos lejos. Dejadme. Es necesario

No hay comentarios: