Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

sábado, 2 de noviembre de 2013

No podías saberlo

No lo sabias.

No podías saberlo.

¿Quien podría?

¿Quien podría saber lo delicado que son las notas que hacen una palabras? ¿Quien podría saber aquello que se oculta en una gota de rocío? ¿Quien podría saber aquello que se oculta bajo una roca cubierta de musgo?
No podía saberlo. Nunca lo pudo.

Los ojos cuentan historias alrededor de una hoguera. Se embriagan con fragmentos de canciones y con versos bastardos que encuentran en el desierto.

¿Quien podría decir que conoce lo que se oculta en un silencio?

¿Quien podría afirmar que conoce lo que yace en una tumba vacía?

No lo sabías. No podías saberlo.

Los ojos humanos permiten ver los palabras traducidas, opacas por el filtro que las cubre. No hallan nada más.

Las gotas de rocío, las hojas que el viento se lleva... Son enviadas por el Hado a buscar aquello que nadie encuentra.

¿Puedes darme un nombre?
¿Lo conoces?

Las gotas de rocío, las hojas que el viento se lleva, la arena que se escurre entre los dedos...

¿Puedes decirme mi nombre?
¿Puedes conocerlo?

Las gotas de rocío, las hojas que el viento se lleva... La arena que se escurre entre los dedos, las gotas de sangre brillando sobre la escarcha...

No podías saberlo.
Nunca pudiste.

¿Lo intentaste?

En una tumba oscura, se hallaba una única semilla. No era la semilla de una rosa, no era la semilla de un lirio. No era nada. ¿Por que no dejarla allí? Que mas da... ¿Por que darle un rayo de sol, o una gota de lluvia? ¿Por que? Nadie conoce su nombre, nadie la recuerda. Sellaron la tumba con fragmentos de piedras que hallaron en el camino... Y con el polvo de las suelas de mil transeúntes ocupados, viajeros y bardos, o quizás caballeros andantes.

¿Lo intentaste?

No podías saberlo.

No lo sabes.

Escuchará el silencio del jardín. Sentirá el sabor de la sangre. El polvo se unirá a los restos putrefactos. No quedará nada. Escuchará el único susurro que queda en un mar sin olas.... Y se olvidará de su nombre...

¿Cual era?

¿Lo recuerdas?

No importa.

1 comentario:

Mariann Sanchez dijo...

Nos invitas a hacer algo que tú haces a la perfección,ir mas allá... Tu tristeza y ese deseo que fluye ...ese deseo que tienes por que te exploren.