Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

martes, 15 de octubre de 2013

Pensamiento oscuro I

Versos vacíos... ¿Que hacer?
No lo sé...
Realmente no lo sé...

¿Será necesario que hunda aún más aquella dulce navaja de cristal en mi pecho? ¿He de hurgar aún más, mas allá del corazón palpitante, más allá de la sangre y el tejido, más allá de todo... Buscando una voz... Sólo una voz...

¿Que hacer?

Nadie puede responder a aquella pregunta. Nadie. O nadie quiere quizás... Mi verso desmembrado, yace olvidado, yace perdido. Estamos rotos ambos, y lentamente nos ahogamos en el hedor de nuestros cuerpos putrefactos...

¿Que hacer?

Sólo versos vacíos, sólo versos que se limitan a provocar una mera sonrisa, y dos palabras sin sentido, repetitivas, en una cacofonía sin fin que retumba como campana de bronce.

¿Que hacer?

No sé... Abriré mi pecho y bañaré mi hoja en mi sangre oscura... Llenaré mi tintero, y buscaré un suspiro contenido que haya dejado olvidado y sin salir. Buscaré aquello que no encuentro, y que necesito... ¿Dónde está? ¿Dónde estás? ¿Dónde estamos?
No sé... Aquel mediocre verso yace en mi sangre, bebe mi sangre, lleva mi sangre... Es mío y soy suyo... Cuervos del silencio roto, que nunca debieron cantar ya que sólo graznan... El olor a cadáver, el perfume dulzón de la carne en descomposición, lo lleva en sus garras afiladas, manchadas, herrumbrosas...
El manto azul está fragmentado, y la espada yace rota... La voz aun más...

¿Que hacer?

Drenar mi sangre, drenar mi espíritu, drenar aquellos pedazos torturados que me quedan de alma, fragmentos imperfectos y que poco a poco se reducen en polvo... Bañar en ellos un pincel, y usar la pluma de un fénix corrupto...
No queda nada... No sé... ¿O lo sabemos?

¿Que hacer?

Dejar caer gota a gota, esencia pura... Se corrompe con el aroma, el perfume oscuro, de aquella dama de chal negro. Todo se corrompe, en un espiral roto, rojo, que se torna gris. Todo se pierde. No hay sentido, no hay voz, no hay melodía, no hay tonalidad, no hay armonía.. Nada... Por que la sangre en el papel sólo es tinta, y no voz... Por que los ojos solo ven, y no leen, no viven, no buscan... No hay nada, no hay canción, no hay susurro... Solo sangre corrupta, putrefacta, que algún demonio dejo a la luz del sol gris. No queda nada, solo polvo, y el aroma dulzón de la putrefacción

¿Que hacer?

No hay comentarios: