Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

martes, 1 de octubre de 2013

Empapado

Mis manos estaban teñidas de rojo oscuro. El aroma metálico apestaba más que un perfume barato. Era asfixiante...

Mi frente estaba fría. Me sentía empapado. Las sábanas estaban heladas. ¿Dejé la ventana abierta?

Mis manos se entumecían. Las gotas caían rápidamente. Todo se veía tan raro. Sentía esa sensación. Pero su voz... Su voz no callaba. Su voz no dejaba de resonar. ¿Por qué?

Mi cuerpo estaba entumecido. Mi almohada se cayó de la cama, creo. ¿Dónde habrá caído? No quiero levantarme. Mis sábanas están empapadas del sudor creo. Pero, no siento que haya tanto calor. Que raro. Me siento raramente intranquilo, me siento activo. Necesito un buen vaso de agua creo. O una taza de humeante café... Como el que ella solía prepararme... Ella...

Los cabellos se mezclaban con la sangre. Los ojos estaban abiertos, totalmente abiertos. Su expresión, despectiva, pero con toques de la incredulidad final. Realmente es cómico verla. Sus labios. No necesita labial ahora. Ni maquillaje. Nunca solía salir sin esa capa de maquillaje.

¿Debería ir a buscar un poco de agua? Quizás debería levantarme a cambiarme el pijama empapado.No sé. Mejor no hacerlo. Que flojera. Las sábanas empapadas se sienten tan cálidas. Y mi cuerpo me duele. Me siento realmente adolorido. ¿Por qué? ¿Que es esta tristeza? Ella... Ya no lloro por ella... Nunca lo hice. Nunca. ¿Por qué? Debería hacerlo algún día. Mis ojos... Mis ojos me pican... ¡Que tontería! Realmente que tontería...

Su rostro tan pálido. Ahora su blanca sonrisa es antítesis de la nueva sonrisa, roja, oscura, que florece muy despacio.

¿Debería levantarme? Mejor no. Mejor quedarme acá. Soñar con ella. Sentirla... Aunque no la siento. ¿Se ha ido? Claro que sí, tonto. Se fue hace mucho. ¿No recuerdas? Salió por esa puerta, la cerró despacio. ¿No recuerdas? Lo sentiste. Pero ahora no la sientes. Siempre la has sentido, ¿verdad? Sin lágrimas, pero la has sentido. ¿Verdad? ¡A callar! Mejor seguiré descansando. Mañana la llamaré.

No hay comentarios: