Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

domingo, 13 de octubre de 2013

Dulce

En aquel momento, te sientes muy solo... Patéticamente solo. Mis rodillas temblaban, mi cuerpo entero temblaba. Quería cerrar mis ojos. No podía...

El niño temblaba.
Sus sollozos eran... dulces... Todo era tan dulce...

La sentí acercarse, y observarme. Sentí su aliento gélido en mi espalda. Lo siento, en mi cuello, en mi nuca, en mis hombros. Mi cuerpo es diminuto. Esta allí, en silencio... La siento...
Su aroma... su aroma es...
La siento... Está detrás mío... No debo voltearme...

El niño tiembla, no deja de temblar... Sus dientes se entrechocan. Su respiración es tan agitada, temerosa... dulce... Que delicia. Mis labios están agrietados... Dulce...

Siento sus dedos... Son tan delgados... Están helados...
Sus uñas...
Escarban mi piel...
¿Que deseas? ¿Que quieres de mi? ¿Por qué a mi? ¿Quién te llamó? 
¡Déjame! ¡Suéltame!
¡No quiero!

Sus gritos eran tan suaves, tan ligeros, tan.... dulces.
Mi lengua estaba ansiosa... Mis labios quieren beber...
Mis ojos se entrecierran... Ya me lo imagino. Ya lo siento. Siento correr el licor azucarado, despacio por mi garganta. El sólo imaginarlo es tan... placentero... y dulce.
Cuanto deseo... lo deseo ahora.

¡ Déjame! ¡Suéltame! ¡No quiero!
¡Vete!
¿Por qué? ¿Por qué?
¿Que te he hecho yo?
¿Por qué?

Despacio mi niño... Despacio... Lo sientes, ¿verdad?
Eres mío.
No puedes huir. Te tengo. Eres tan... dulce...
Siento el licor correr por mis venas, siento aquel fuego azul... Tus ojos negros con chispas azules me miran con terror... No... No es terror... ¿No tienes miedo? Deberías... Tu cuerpo se hace gris... Se hace polvo. No puedes hacer nada... ¿Que es eso en tus ojos? ¿Ries? No deberías... ¡No puedes!
No lo entiendes, ¿verdad? Se acabó... ¿No lo entiendes?
Cállate... ¿Por que cantas? ¿Que te sucede?
Tu voz es tan dulce...
Deja de susurrar... ¡Silencio!
Tu cuerpo se hace polvo, se hace gris... No te queda mucho... No les queda mucho...
¡Dejad de cantar!

Se apaga... Se extingue... ¿Que importa?
Ya no siento mi cuerpo.
Ya no siento mis dedos.
Mi voz... ¿Que me queda?
Lo último...
Soy canción azul.

No hay comentarios: