Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

lunes, 30 de septiembre de 2013

Desempolvando mis viejos poemas - Poema CXX

Parece que todos ya van a dejar,
Las rojas rosas, sobre aquel blanco mármol,
Como si una mesa fueran a adornar,
Como sólo una roca, y no el ocaso.
Porque no entienden lo que esto significa,
Y creen que la palabra no palpita.
-
-
Una tras otra, las suelen colocar,
Cada uno en silencio, tieso como un árbol,
No ven más allá del blanco sin igual,
No ven que con la brisa se forma vaho.
Porque no entienden lo que esto les explica,
O creen que la palabra no respira…
-
-
Sus palabras amarillas brillan sin par,
Doradas todas, al azul no hacen caso,
No entienden que aquel mármol quiere encontrar,
La manera de cruzar oscuro lago.
Porque no entienden lo que esto ya les grita,
O quizás creen que la tinta no brilla…
-
-
Esa piedra era también suave cantar,
No sólo una simple lápida de mármol,
Era suspiro que quería escapar,
Pero, su salir fue casi sólo en vano.
Pocos entienden que la roca cantó,
Pocos creen que la roca se expresó,
Pocos entienden que la roca lloró,
Nadie entiende que por eso se escribió…
Esos versos blancos eran una tumba,
Ciento veinte menos uno; sólo escucha,
Pues era un canto, que hasta ahora retumba,
Que la mente oye, mas que el alma no escucha.
Esos versos eran también un cantar,
Eran el indicio de mi lento ocaso,
Mas pocos se detuvieron a escuchar,
Lo que se derramaba tras el blanco mármol,
No eran versos, eran calladas lágrimas,
Eran susurros, y no sólo páginas,

Más muy pocos vieron a través de ellos…

No hay comentarios: