Fiach Dubh

Fiach Dubh
Fiach Dubh

lunes, 30 de septiembre de 2013

Desconectado

Suele pasar muy a menudo. Comienza con un pequeño momento de distracción a veces, pero mayormente se inicia con un sueño despierto. Sin cerrar los ojos, no veo lo que pasa alrededor mío. Veo lo que realmente necesito ver. Campos azules,llenos de nomeolvides. Un lago de cristal, y praderas verdes y frescas. Lugares perdidos, que quizás nunca encontraré. ¿Quien sabe? Ese paisaje lo veo muy a menudo. Me gusta llamarlo Morfia, la Tierra Perdida. Es casi como si estuviera lejos de mi hogar. No sé si estoy sufriendo de principios de locura, pero muchas veces siento que allá es mi verdadero hogar. Es raro, ¿verdad? Pocas personas me entienden cuando digo ello. Muy pocas. En sí, casi nadie lo hace. Pero, ¿que puedo decir? Es lo que siento, lo que pienso.
A veces también, en vez del paisaje, veo lo que deseo venir. Me veo a mí, al lado de ella. Me veo acariciando sus cabellos. Me veo besando su frente, aspirando su perfume. Juntos. Y sueño con esas dos palabras prohibidas, esas dos palabras olvidadas, esas dos palabras que son tan deseadas y temidas. No puedo mencionarlas, pero puedo soñarlas. Soy culpable de ello, acepto mi culpa.
También puedo ver aquellos momentos pasados, revivirlos, una y otra vez. Es algo que realmente me da tranquilidad.

Es raro, ¿verdad? ¿Por qué limitarse a este filtro que llamamos real? No lo sé, no sé porque, pero no puedo quedarme sin hacer nada, sólo viviendo. Creo mi mundo, mi universo. Y lo lleno de mi esencia, y mi magia. ¿Es locura? Quizás. ¿Por qué la locura no podría ser un camino a la felicidad? Quien sabe. Yo no lo sé, pero es el camino que me ha hechizado, y lo sigo. ¿Adónde me llevará? No lo sé.


No hay comentarios: